jueves, 27 de febrero de 2014

No me votes




Me ha dado por inscribirme a los premios 20 blogs de 20 minutos.
Desde entonces me crecen los seguidores en twitter. Eso sí, acompañados de twits pidiéndome que les vote.
Tengo dudas si también las visitas a mis blogs, que han aumentado, se deben a lo mismo. Soy optimista y a veces llego a pensar que es por lo que me lo estoy trabajando…

Pues yo pido que no me votes, si alguien se lo había planteado en algún momento, no me  lo merezco.
No hace ni un año que he desembarcado en este mundo Blogger.
Cuando me planteé escribir en un blog sólo quería plasmar en un sitio accesible a la gente que conocía mis recetas y mis  manualidades.

Primero empecé a buscar que plataforma y de qué manera podía hacerlo sin gastar dinero. Comencé con Wordpress y acabé yéndome a Blogger no porque considere que una sea mejor que otra. Sino porque veía que en Blogger encontraba más ayuda en la red para poder personalizar mi espacio que con Wordpress.
El siguiente paso que di fue el de mejorar la estética del blog. Eso sí, nunca me gustará lo suficiente porque cuanto más lo mejoro más veo que necesita otro arreglo de chapa y pintura.
En cuanto a los contenidos, ¡si todo lo que se me ocurre, que algunas veces me parece fabuloso, ya está inventado!
Eso sí, prometo solemnemente poniendo la mano sobre el decodificador de internet que no copio ni copiaré jamás en la vida. Que todo lo que hago es para compartirlo y que no saco ningún provecho económico del asunto.
Todas las imágenes e iconos que te encuentres son mías.
Las imágenes están hechas con la cámara automática de mi hijo, un trípode y un día que no esté muy nublado para que queden más nítidas. Cosa que aquí en el norte donde vivo cuesta más que un montón.
Estoy ahorrando y para el verano me he prometido comprarme una cámara réflex para no tener tantos problemas con la iluminación. ¡Después de las peleas que tengo en la cocina con los fondos y la luz voy a parecer una profesional!
Los iconos y pestañas se deben al Inkscape, unas cuantas horas y gracias a los tutoriales que he ido encontrando por ahí.

Por todas estas cosas y muchas más:
¿Hay blogs que tienen mejores contenidos que los míos? SI
¿Hay blogs que tienen imágenes de mejor calidad que las mías? SI

Este post es sólo para recordarte que hay mucha gente como yo, que somos hormiguitas  con blogs  con poco tráfico que no salimos en los primeros resultados de google por mucho que nos miremos el SEO, hagamos de community manager y creemos nuestras propias estrategias.
Eso sí,  hacemos esto con la mayor ilusión del mundo y que cada vez que alguien nos sigue nos dan ganas de llamarles por teléfono para darles las gracias. Cosa que hasta ahora he conseguido controlar porque no me imagino el susto que se puedan llevar si lo hago de verdad.

Tampoco voy a decir a quién voy a votar porque no me acabo de decidir.

Prometo mejorar y quizás el año que viene me encontréis dándoos la matraca en twitter, Facebook, Pinterest … Hasta entonces, que gane uno de los mejores porque uno solo es imposible que sea el mejor.


miércoles, 19 de febrero de 2014

Magdalenas caseras



Magdalenas de las de toda la vida. Son muy fáciles de hacer y si sigues al pie de la letra un par de consejos muy sencillos verás salir de tu horno unas magdalenas como las de antes, con copete, sin ese regusto a bollería industrial que tienen las del súper.
Nunca me cansaré de insistir en que merece la pena, una vez a la semana sin más, hacer trabajar tu horno con recetas de éstas, sencillas, si en casa hay peques, estarás educando su paladar. Los sabores y los olores de la infancia perduran durante toda la vida. También te digo que si no hay peques tampoco hay excusa. El olor que desprenden estas masas cuando se hornean crea un aroma hogareño indescriptible que no lo supera ni el ambientador más exquisito y caro del mundo.

jueves, 13 de febrero de 2014

Pasteles de Belém caseros

Pasteles de Belém o también llamados pasteles de nata.
Todo el mundo que ha visitado Lisboa sabe a qué me refiero. Son unos pastelitos de hojaldre con una crema dentro que están de vicio.
Como los originales no hay ninguno. Hay que comerlos en la Rua de Belém. En la página web  explican la historia y puedes ver cómo los elaboran. Si vas por primera vez no esperes las largas colas. Pasa a la cafetería toma un rico cafecito y pruébalos allí. Cuando te sirvan comentas que también quieres que te pongan para llevar. Te los acercarán a la mesa, te cobrarán allí mismo y listo.
He rebuscado mucho por ahí intentando dar con una receta. Algunas versiones llevan nata, pero, para mí las mejores recetas son las de Maria Dolores y la de Begoña y de ellas me he ayudado para sacar estos pastelitos.
Hace mucho que no como los originales pero para mí el sabor está conseguidísimo.

jueves, 6 de febrero de 2014

Pastel alemán de manzana cubierto de streusel


Hace poco ha sido el cumpleaños de mi hijo y me pidió un pastel de manzana. Hago tantos bizcochos con manzana que quería hacer algo distinto y rebuscando encontré éste de origen alemán cubierto de una capa crujiente llamada streusel.
Ha triunfado. Es sencillo y a la gente le gusta. ¿Qué más pedir?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...